El barro y el mármol

El compañero Franco nos envió este post, que compartimos:

“El modelo de desarrollo con inclusión social” de Cristina le propone al 83 por ciento de los jubilados que disfruten estas fiestas con la exorbitante suma de 2 mil pesos. 500 pesos por única vez para 4 millones de jubilados que cobran menos de 1500 pesos

Tal vez para enero, febrero o marzo anuncie algún tipo de aumento que ronde el 20 por ciento, a partir del cual los jubilados retirarán por ventanilla la jugosa suma de 1800 pesos, en el mejor de los casos.

En el país real, y con los pies metidos bien en el barro como le gusta a la militancia K, la mitad de los asalariados del país cobra menos de 2 mil pesos, sumado a que 4 millones de jubilados cobran 1500 pesos. En el barro, mezclado con la mierda de las gallinas de una empresa avícola de Pilar murió Ezequiel Ferreyra, un niño de 6 años sometido al trabajo esclavo.

También en el piso de barro de alguna casilla miles de pibas interrumpen sus embarazos, muchas de ellas mueren.

En el barro, mezclado con piedras, durmientes y rieles cayó asesinado Mariano y herida Elsa con una bala en la cabeza.

En el barro, rodeado de soja y bosta, 1 millón de peones rurales trabajan en negro, con los peores salarios y con una regulación laboral de la dictadura.

En el piso de mármol de la Casa Rosada Cristina anunció que le iba a pagar al Club de París 28 mil millones de pesos, es decir que el pago extra a los jubilados, que representan 2 mil millones de pesos, es menos del 10 por ciento de lo que significa el pago de la deuda externa.

Ladeada por el bellísimo revestimiento de la Catedral (no en el barro como le gusta a los militantes K) Cristina le jura, perjura y reza a Bergoglio que va a mantener la ilegalidad del aborto. Mientras tanto en el barro se seguirán realizando 500 mil abortos por año y 500 chicas morirán.

En el piso revestido con cerámicos importados de la quinta de Olivos (el único barro aquí es la materia prima para fabricar los cerámicos) Cristina defiende el modelo sindical que sustenta burócratas sindicales devenidos en empresarios que organizan patotas, atacando y asesinando a quienes pelean por terminar con la división de las filas obreras entre trabajadores de primera, de segunda y de tercera categoría.

En los salones lujosísimos donde se desarrolló la Conferencia de la UIA (acá el único barro que encontraron los militantes K es el pegado a las ruedas de los autos importados de los burgueses) Cristina aseguró que ella será la garante de la paz social y de racionalizar el reclamo salarial.

Hace días Mariano y Ezequiel Ferreyra se eternizaron en el barro víctimas de un modelo “nacional y popular” en el que se benefician los que solo conocen del lujo; los banqueros, los industriales, los sojeros, los exportadores, los importadores, los especuladores, los medianos, los chicos, etc.

Anuncios

2 Respuestas a “El barro y el mármol

  1. Pareciera siempre lo mismo, que ya debería estar acostumbrada, pero los partidos patronales siempre se las arreglan para renovar mi indignación. Sólo te remarco una cosita: Para muchos jubilados/as hasta la comitrágica cifra de dos mil pesos les queda muy lejos, ya que muchos/as de los/as que cobran menos de 1500 pesos, cobran mil cien y monedas.
    Es una miseria que remarque esto, ya que tanto los/as que lleguen a los 2000 como los/as que lleguen a los 1600 siguen “en el barro”, pero creeme que para los de 1100, la diferencia se nota fuertemente en el día a día, y en una provincia como en la que vivo, Jujuy, esa miseria es moneda corriente.
    Moneda corriente, para los/as jubiladas/os, los niños y mujeres que trabajan en el tabaco, los desocupados/as, y hasta los/as trabajadores de ATE que estuvieron luchando, trabajadores/as entre los/as cuales, añlgunos/as cobraban hasta 120 pesos mensuales por laburar 8 horas diarias seis veces a la semana. No, no me comí ningún cero: ciento veinte pesos, un trabajador estatal, de este Estado, que hoy a través de Cristina se dice “popular, progresista”, de este gobierno que, como decís, los militantes K, ponen sobre las estrellas por tener un país “con los pies metidos bien en el barro”.
    Y ya que estoy, te cuento que se tuvieron que conformar con un aumento de sesenta pesos roñosos (si no recuerdo mal), también gracias los burócratas que plagan los sindicatos, burócratas por los que no pudimos más que rodear por unos minutitos la plaza Belgrano (donde acampaban) en apoyo, porque, siguiendo el MODELO SINDICAL, amenazan de muerte. Incluso ese día nos salvamos de que nos muelan a palos porque no lo podían hacer con los/as trabajadores/as emocionados y aplaudiéndonos.
    Fraternales saludos, también “desde el barro”.

Los comentarios están cerrados.