La revolución se devorará a sus hijos, pero el kirchnerismo se devoró a sus madres

La revolución se devorará a sus hijos, pero el kirchnerismo se devoró a sus madres. Matan a dos sin casa, pero después le dan una casa a la viuda, construída por Hebe de Bonafini. Basuras.
La empresa constructora que contrató Hebe, se puede ahorrar guita en materiales.
Para el kirchnerismo, la vida de un obrero pobre, de un desocupado, vale menos que una bolsa de cemento. Basuras. ¿En nombre de quién llaman a la juventud a militar? La palabra “militancia” y “juventud” son una vergüenza en la boca de un dirigente de la Cámpora.
Anuncios