Sobre conspiraciones y conspiradores (o Aliverti se masturba con la Side)

Qué enojado que está Aliverti, enojadísimo. No le hizo falta pensar mucho para encontrar la causa de sus enojos: eso ya se lo facilitó la Side y canales “inteligentes” tipo CN23 el jueves por la tarde. Lo repitieron el Club de la Seguridad Democrática y el nuevo co-director de la Policía Federal, Horacio Verbistky. Aliverti está recontra enojado con la conspiración trosko-duhalde-macrista. Una estupidez lanzada por el servicio de “inteligencia” del Estado, que intelectuales y periodistas K repiten (eso de dudar de todo ya quedó atrás, ahora la clave es repetir todo: repito y luego existo). Con un poco más de pudor, el ultra oficialista diario Tiempo Argentino no se anima a sostener totalmente semejante imbecilidad y dice que los incidentes de Constitución podría haberlos incitado Pedrazza y la burocracia sindical del ferrocarril.

Pero Aliverti está muy enojado, chilla y recontra chilla contra la “estimulación y la profundización del clima convulsivo”, contra esos pobres “estructurales” que no respetan el luto de CFK y se lanzan a tomar tierras para conseguir una vivienda digna. ¡Cómo se atreven a faltarle el respeto a la Santa Viuda! ¡Cómo no se quedan tranquilos en sus trabajos de 20hs diarias por menos de 1500 pesos, pagando 600 pesos de alquiler en una villa miseria, seguramente sin gas y rodeada de zanjas y basurales! Punteros y conspiraciones por todos lados, como si un puntero pudiera inventar una toma que después de 4 muertos pasa de 2000 a 13.000 personas. 13 mil personas que no les importaba morir o sufrir una dura represión porque opinaban que era una oportunidad para conseguir algo.  Los pobres son pobres, pero no son estúpidos, Don Aliverti. Usted, por otra parte, o es un estúpido que compra cualquier versión barata de los hechos para amordazar la culpa o la incomodidad de apoyar a un gobierno que ya carga con un tendal de 7 muertos, o es un cínico.

Fíjese Aliverti como trata a los golpistas conspirativos el gobierno. Duhalde sigue impune por los asesinatos de Kosteki y Santillán, al igual que Hannibal Fernández, “portador sano de duhaldismo”, que dirigió la policía federal hasta recién y sigue siendo Jefe de Gabinete de la Santa Viuda. De la Rúa no está en la conspiración porque no le da, pero también fue perdonado por la justicia por los 38 asesinatos del 19 y 20 de diciembre. Reutemann, otro asesino del 19 y 20 que otrora también conspiraba (los “destituyentes” del 2008), está de vuelta en el redil del oficialismo, al igual que Schiaretti y De La Sota… Macri, el odiado xenófobo Macri, tuvo toda la ayuda del gobierno nacional el martes 7 de diciembre para reprimir y matar a dos en Villa Soldati (represión conjunta de la metropolitana y la federal); el jueves 9 los legisladores K votaron junto al PRO en la legislatura porteña en contra de interpelar a los ministros de Macri, Santilli y Montenegro; el viernes y el sábado negociaron, militarizaron Villa Soldati en conjunto, como pedía Macri, desalojaron el martes 14, como pedía Macri, y encima amenazaron con sacarle la Asignación Universal por Hijo (esa con la que Aliverti se masturba) a cualquiera que no respete el luto de Cristina Fernández de Kirchner.

Pero con el otro sector de la conspiración, con los troskos, la cosa es distinta. Mariano Ferreyra está muerto, lo mató la patota de Pedraza, aliado del gobierno. Dos militantes del PO acaban de ser detenidos por cortar las vías del Ferrocarril Roca.
¿Explíqueme Aliverti por qué tres militantes trotskistas, del PTS, son criminalizados por Macri por cortar Corrientes y Callao?
¿Por qué Martino está preso por manifestarse contra el Estado genocida de Israel pero Reutemann esta libre si mató a Pocho Lepratti?
A todos los “destituyentes” sojeros que quieren volver a las filas oficialistas se los recibe con los brazos abiertos. A los intendentes fachos del conurbano, a Scioli (¿D’Elía no dijo que Scioli también conspiraba?), a la burocracia sindical asesina, a asesinos sojeros como Gildo Insfrán se los festeja, abraza, apaña; pero a Felix Díaz se lo persigue a balazos por el monte formoseño y no se lo recibe ni en la “civilizada” Capital Federal: en estos momentos está realizando una huelga de hambre repudiando los asesinatos de los hermanos Qom en Formosa.
Para los destituyentes sojeros, los conspiradores duhaldistas, los xenófobos macristas: el perdón, la impunidad, la ayuda. Para los troskos, la misma receta que los trabajadores pobres, los bolivianos, los pueblos originarios: la represión, la criminalización y la muerte.
Anuncios