Cristina al gobierno, el agente Tito Cossa al poder (un poco de humor malo para reflexionar sobre la coyuntura)

¿Habrá pasado Capussotto de ser el humorista peronio favorito con su Bombita, al guionista del hilarante debut (mezclado, claro, con palo) del nuevo Ministerio de Seguridad? Podría ser, porque la conferencia de prensa de la Ministra Garrón, parecía una de las serviciales presentaciones del genial Tito Cossa, el policía antisubversivo de Todo x 2 pesos. Qué dijo la Sra Garrón: una corriente (el PO), hacía un corte al mismo tiempo que impulsaba una manifestación destructiva en rechazo al corte. Una militante ferroviaria del PTS, a pesar de que su estado de salud la mantiene de licencia médica, estuvo destruyendo Constitución. El trotskismo, es decir las corrientes de extrema izquierda, confabuladas con Duhalde, Macri, Haider, Hitler, Menem, Drácula, la Llorona y Monseñor Quarracino. Tito Cossa lo descubrió: algo huele mal. Pero arriesgamos a decir que es el gobierno nacional.

Gaby, Fofó y Miliki, esos payasos de un pasado a olvidar, dejan lugar a los mucho más cómicos y efectivos Cris, Garrón y Servitzky: mentiras, operaciones de la SIDE (ahora la nac & pop SIE), amalgamas, mezcladas con la argamasa de encarcelar a dos ferroviarios, perseguir a la izquierda, seguir dando peso a las fuerzas de seguridad e inteligencia.
Es cómico pero no divierte. En su afán de pasar a ser un gobierno de diálogo y desvío a un gobierno de orden y normalidad, el gobierno abre las puertas de Pandora. De ellas emergen oscuros personajes y métodos que el gobierno oralmente condenaba (lo que le valió apoyos desde el progresismo) pero con los cuales transa. El kirchnerismo, devenido cristinismo, más que nunca se fusiona con la política de quienes erigió marketineramente como enemigos.

Así, reprimió con Insfrán a los originarios para ampliar las fronteras a los sojeros (¿no eran malos estos?). Avaló a la burocracia mafiosa que fusiló por primera vez desde los 70s a un militante de izquierda. Reprimió, asesinó y militarizó la Zona Sur de la CABA, junto a Macri. De ese modo comenzó, tardíamente, la Fase 2 del kirchnerismo. Iba a empezar en 2007 cuando asumió Cristina, pero los sojeritos, mimados por NK, hicieron acordar al kirchnerismo que era rrrrreeeeeee de izquierda y de que eran los continuadores de Cámpora.
Lo de ahora, aunque nos recuerde a Tito Cossa, es algo peor, que la vanguardia de trabajadores y estudiantes y los partidos de izquierda tenemos que tener en claro. Hace un tiempo, la diputada Diana Conti reivindicó la figura de Stalin, el odioso asesino burocrático y usurpador de la Revolución Rusa, y el asesino de Trotsky y los trotskistas, esos que el gobierno demoniza, persigue y, ahora, encarcela. La operación de inteligencia contra el PO y el PTS, a esto vamos, fue una clásica amalgama estalinista, sazonada con una pizca de delarruísmo de la Garrón, y un chorrito del duhaldismo que en el gobierno hay de sobra. Garrón, cuyo intachable progresismo cuenta en su saldo el haber sido parte del Ministerio del Interior del gobierno del Chupete, encabezó una operación que, de tan ambiciosa, resultó increíble: ligar a los compañeros ferroviarios, entre ellos los del PTS y la Bordó, que desde hace 8 años luchan contra estado, burocracia y patronal, a Duhalde es un absurdo. Intentar unir a los que evitamos el cierre de fábricas como Zanón, a los que enfrentamos a las patotas del Subte, los que enfrentamos a multinacionales amigas del gobierno (Kraft), los que estuvimos y acompañamos a los piqueteros el 26 de junio de 2002 (cuando mataron a Maxi y Darío), a los que somos procesados por el gobierno y defendemos presos como Martino, es decir, intentar ligar a los trotskistas, con el que eligió a NK como su sucesor, solo entra en la cabeza cada vez menos imaginativa de un gobierno que ya definió apoyarse en las instituciones más reaccionarias, pero sin perder el prostituido apoyo de ciertos organismos de DDHH y progres inmorales.
De hecho, el rol del periodista (bah…) Horacio Servitsky corona y sintetiza a la perfección el decadente, servil y reaccionario rol de los progres: festeja el Ministerio de Garrón cuya primera medida fue encarcelar a dos ferroviarios del PO, desde sus clásicos artículos plagados de información de los servicios. Hebe ya adelantó esta política cuando acusó a López de colaborador de la dictadura y cuando solicitó a Macri el desalojo del parque, echando a los bolivianos, que Hebe tanto odia.
Los intelectuales de Carta Abierta, que lamentablemente silencian ante la mayoría de las derechadas del gobierno, pero que conocen la trayectoria (al menos) de los militantes trotskistas estudiantes y profesores, ¿van a avalar la acusación de que estamos ligados a Duhalde, algo que saben que no es así? ¿Porqué no hay rechazado con énfasis y urgencia la persecución y la cárcel? ¿El rechazo a la derecha, llegará al colmo de justificar todo el accionar de un gobierno que imita muchos de los gestos, acciones y discursos de los reaccionarios?
La izquierda, por supuesto, debe sacar sus propias lecciones de la coyuntura actual: en primer lugar, como dijimos, aquellos compañeros y agrupamientos que apoyaban las cosas buenas del gobierno, es imperioso que entiendan que los gestos “a izquierda” del gobierno, son y siempre fueron para relegitimar un estado decadente en el 2001, que necesitan para controlar, con fuerzas represivas y burocracias sindicales, la emergencia de los trabajadores y de los sectores más pobres del pueblo. ¿Cómo reconocer los aspectos positivos de una política cuyo rol es pertrechar al estado, como vimos en Soldati, Barracas, Formosa, y ahora con la persecusión y cárcel a los trotskistas? Mucho menos se debe pasar del apoyo crítico al gobierno, a apoyar a sectores envueltos de soja y de nulo compromiso combativo, como Pino Solanas y su Proyecto Sur? Este es el debate que le planteamos a compañeros como los del FPDS.
Para la “ultraizquierda” también hay lecciones: en momentos en que el gobierno se endurece, en que la derecha coincide en pedir orden, y en que sectores de las clases medias dan base social a una política de dureza, solo hay una manera de preparar las acciones: correctamente. Organizar acciones mal preparadas, sin que lo voten organismos de base de los trabajadores (como la asamblea unitaria de ferroviarios), con casi nula presencia de tercerizados, es una mala manera de enfrentar a un estado y una burocracia que esperan signos de debilidad para pasar a la ofensiva. Aun si terminamos de demostrar que la amalgama farsante y policial del gobierno contra Merino, Hospital, el PO y el PTS, no es más que una payasada, eso no obsta que seamos opositores férreos de la política del PO de que, por tener escasa presencia entre los trabajadores, se suplante esto con acciones de aparato, inconsultas y burocráticas. Los discursos de los dirigentes del PO en los medios acerca del enorme peso de su partido en los sindicatos, no modifican esta realidad de que para el PO la administración de planes y la gestión de centros de estudiantes de servicios,  suplantaron el desarrollo entre los trabajadores. Solamente con una fervorosa deliberación en la base de las organizaciones de trabajadores se pueden impulsar acciones ofensivas, sino, es arrogarse una representación apócrifa, que termina en acciones que el gobierno aprovecha para pegar y pasar a la ofensiva. Nosotros, que tenemos algún peso en organizaciones obreras, rechazamos esto.
La acción del sindicalismo de base clasista, que impulsamos desde el PTS, de ir a Soldati a denunciar la militarización del Parque Indoamericano cuando lamentablemente corrientes de izquierda avalaban las negociaciones con Macri y Hannibal, creo que es un símbolo de a donde debe orientarse la izquierda clasista, ser una corriente de trabajadores y estudiantes que no solamente luche por las reivindicaciones propias, totalmente necesario, sino que organice la lucha por las demandas del conjunto de los oprimidos, y que sea una oposición política de izquierda, cada vez más audible, frente a una oposición de derecha y un gobierno que cada vez más destapa su cara capitalista y represiva.

 

Anuncios

3 Respuestas a “Cristina al gobierno, el agente Tito Cossa al poder (un poco de humor malo para reflexionar sobre la coyuntura)

  1. Pingback: El destino de un chiste (más sobre la “polémica” Carrasco-Artemio y la “inocencia” kirchnerista) « El Diablo se llama Trotsky·

  2. LA primera accion de una Ministro pogre es encanar a dos militantes de la izquierda y procesar judicialmente a los trabajadores y compañeros que cortaban una via reclamando una promesa que el gobierno no cumplio.
    Coincide tambien con el derrotero de los tobas y la “atencion” que les brindaron despues de una semana de andar golpeando puertas.

    No jodan, si esto no es progresismo….

  3. Pingback: Esclavos modernos « La troska Rosario·

Los comentarios están cerrados.