¿Quién le hace el juego a la derecha en “nuestra América”?

La escena sería más o menos así: un puñado de viejitos se reúne alrededor de un álbum de fotos, miran con añoranza y melancolía, y mientras exageran o inventan proezas, dicen: “Te acordás de Mar del Plata, de cuando desplantamos a Bush y al Imperio? Qué tiempos aquellos”. En realidad no hubo tal desplante, ni menísimos, ruptura. Pero lo cierto es que ese tiempo, el de la utopía de una Patria Grande unida por burguesías cipayas y gobiernos timoratos, es pasado. Y pisado.
Los últimos días fueron fértiles para confirmar cómo las “formas” populares de algunos gobiernos sirven y cumplen la función (“son funcionales”) de aplicar y encubrir políticas abiertamente capitalistas, similares a las que impulsa “la derecha”. Y hablamos de todo América Latina.
En Argentina, donde los ideólogos del kirchnerismo sueñan con hacer un proyecto progresista apoyados en una clase social que impulsó el golpe, burócratas asesinos, gobernadores feudales e intendentes y funcionarios duhaldistas y menemistas, en pocos días nos atragantaron con: 1) girar al FMI; 2) anunciar el Pago al Club de París; 3) ver al estado aferrado en la defensa de la tercerización en el Roca y de una burocracia mafiosa, defensa que solamente cedió cuando la furia de esta casta se zarpó y mató un joven; 4) responder “manu militari” a la emergencia de miserables por vivienda y crear luego un Ministerio de Seguridad. El saldo: la friolera de 6 muertos, el triple que Duhalde.

Que a la cabeza del Ministerio esté la “compañera montonera” Nilda Garrón, o que la asesore Horacio Servitsky, no atenúa la degradación de esta política: solamente la hace más perversa. Una ex militante es el mejor barniz estético para fuerzas de seguridad mafiosas, corrompidas y asesinas, que siguen siendo tales bajo los K, como el sol sigue siendo sol y los ricos, ricos. Mucho mejor barniz, incluso, si además de montonera fue una de las responsables de seguridad bajo el asesino Chupete. Todo sea para exorcizar todos los espectros post 2001.
Pero, digamos, ha sido un recurso muy usado por la clase dominante de todo el continente poner a ex militantes o ex combativos, o al menos a ex dirigentes populares conciliadores, a la cabeza de la gestión de lo que el compañero Engels llamaba la “gestión de los negocios de la Burguesía”. Y disculpen, pero no creemos que Evo, Lula o Cristina y Hannibal hayan superado la teoría de nuestro maestro alemán.
Cada uno asumió en situaciones diversas: algunos para contener (Lula) que la situación se desmadre, otros para desactivar con demagogia y retórica con tibios gestos, situaciones ya estalladas (Evo, y los K, que aunque la memoria oficial lo haya anulado, asumieron con cierta taerita hecha por el Cabezón de Lomas de Zamora).
El tío Tom de Brasilia, ex dirigente metalúrgico de un partido con fuertes vinculaciones a la Iglesia, fue el más indicado para gestionar los negocios de la Brasil capitalista, de la mano (nada menos, qué metáfora) de un banquero como vice. Las expectativas de lograr la tierra por los Sin Tierra, de resolver el problema habitacional (favelas crecientes), de generar trabajo genuino, fueron dejados de lado. Favelas atestadas y militarizadas, represión al MST, salarios paupérrimos, lo demuestran. Solo periodistas postrados, alquilables y con el combustible agotado como los jefes de Página/12 pueden creer que los planes estatales de Lula (Plan Bolsa) compensan este balance de manos vacías. Se suplanta la resolución de las demandas más profundas del pueblo trabajador, por paliativos de asistencialismo estatal, de tibias reformas sociales. Aunque Lula deje la presidencia con una gran popularidad (cercana al 80%), producto de haber apuntado con estas reformas a sectores antes directamente desaparecido de toda política estatal, esto no obsta que los que “disfrutan” de estas reciben las migajas de una burguesía brasilera que no le gusta de vivir, digamos, de sobras. Dilma evidentemente no viene a torcer este rumbo.
El “compañero tupamaro” Don Pepe Mujica es el que menos sorprendió porque ya antes de asumir se había convertido en el abogado defensor de una multinacional finesa de la destrucción del medio ambiente como es Botnia. De ahí a decir, tipo Carrió, que no hay que remover el pasado con los milicos, o atacar las huelgas, hubo un paso. ¿Qué mejor que un ex guerrillero, ex preso, “humilde”, para jugar ese rol de “reconciliación”, y para reclamar austeridad? ¿Qué opinan, hoy, los sectores progresistas y de izquierda que festejaron la asunción del ex guerrillero?
Chávez, que como mucho impulsó nacionalizaciones parciales y con indemnizaciones, mantiene el sistema petrolero mayoritariamente extranjerizado, y no duda en tomar medidas reaccionarias como la devaluación de la moneda (¡cuántos seguidores tiene Duhalde!), la elevación del IVA (¡y Menem!), y la represión al sindicalismo no estatizado. Al sindicalismo también lo atacan sicarios empresariales, con impunidad garantizada desde el Estado. Mientras los salarios de los trabajadores se devalúan por obra y gracia de la inflación que deviene del “monocultivo de petróleo”, el “compañero comandante” devalúa la moneda. Todo un símbolo de que el chavismo es solo el fantasma de su propio mito.
¿Qué podemos esperar de él si los propios Castro, referencias “morales” (…) de Chávez y Cía., encaran hoy un plan de recorte de 1 millón 300 mil empleados, tan duro que hasta el diario del derechista Fontevecchia lo califica cínicamente de “más duro que el FMI”?
Pero queríamos detenernos en Evo Morales y su vice Alvaro Gaso Linera: que un gobierno utilice su fortaleza política, peso popular y la coyuntura siempre relajante de las fiestas, para lanzar un aumentazo menemista del combustible, superior al que impulsó Mesa, es expresión de que estos dirigentes son “populares” para asumir, pero para gobernar gestionan la agenda de los empresarios. Algunos compañeros solo critican la “superestructuración” de un gobierno que, aunque su presidente haya nacido campesino e indígena, domina contra el pueblo trabajador que incluye a las masas de originarios y campesinos. Aprender esto, luego del fiasco del gasolinazo, es clave para la vanguardia obrera y popular, contenida hasta hoy por la burocracia masista. El gasolinazo culmina con una derrota de Evo, la primera claramente desde la izquierda. Toda la estupidez que, obbbvvvvvvvio, surge en boca de los oficialistas de que los movilizados “le hacen el juego a la derecha” o “está metida la oposición”, son mascatrapos cada vez menos efectivos, porque la centroizquierda y los gobiernos “antiimperio” juegan el mismo juego de la derecha. ¿O el aumento del precio de los hidrocarburos no es una demanda histórica de la derecha boliviana?
Más profundamente, como plantean los compañeros de la LOR-CI, el MAS confiesa su fracaso, al no cambiar en nada radicalmente la política de hidrocarburos y mantener la extranjerización. Una conclusión que creemos que hay que difundir y extender entre nuevos militantes obreros y populares, es que solamente poniendo en pie una herramienta política revolucionaria, de los trabajadores y el pueblo pobre, se puede pelear por la nacionalización de los hidrocarburos y por la resolución de la demanda del agua, de la tierra, de la vivienda, de la independencia frente al imperialismo. Evo demostró que no encara estas tareas, por lo que hay que enfrentar su política. Esto, creemos, es fundamental para la preparación en todo el subcontinente.
La concepción tipo “de la crisis devienen oportunidades”, solo prepara nuevas frustraciones: los que apoyan a Evo como los compañeros del Frente Popular Darío Santillán (FPDS) deberían reflexionar no superficialmente el por qué de un gobierno al que llaman revolucionario y cuya medida más profunda fue atacar al pueblo humilde. Sostener que “se demostró el control del pueblo” es, cuanto menos, parcial: se demostró también que ese pueblo trabajador no tiene un amigo ni un compañero en el gobierno, sino un dirigente cooptado que gobierna contra ellos, y juega con sus expectativas. Los bloqueos, paros, movilizaciones enfrentaron al pueblo furioso con el gobierno masista y lejos de retroceder porque “manda obedeciendo”, obedeció obedeciendo, retrocedió por temor a la radicalización y extensión de la protesta.
¿Gobierno revolucionario? Al afirmar esto, sectores como el FPDS se ubican a la derecha de los que malograron sus expectativas en Evo, que superaron a burocracias desprestigiadas y vendidas, y que se movilizaron y obligaron a retroceder al presidente. ¿Qué clase de revolución es esta donde la propiedad privada se mantiene intacta y los intereses populares, manoseados? Los compañeros quedan a la derecha del mapa boliviano, lo que confirman con frases como que “la medida tal vez podría ser justa y razonable”, y que el error fue no someterla al protagonismo popular. Pero los movilizados rechazaron el aumento del costo de vida y la política de Evo, no solamente sus formas poco decorosas.
Como se puede ver en Argentina, las fuerzas que emergen desde abajo entre los trabajadores y sectores populares enfrentan a un gobierno en curso de derechización. Así lo vivieron los tercerizados ferroviarios, los tobas de la comunidad Qom, los pobres e inmigrantes que ocuparon el predio. El giro a derecha de los K en Argentina, a su vez, opera como un guiño a policías, jueces, periodismo, la oposición, que ven que el gobierno “toma su agenda”. Aquí, en Bolivia y en AL, son los gobiernos tibios, nada antiimperialistas, entreguistas, aun los que tienen morral, mameluco o Wilpala, los que le hacen el juego a la derecha. Y los trabajadores, campesinos, indígenas, estudiantes y pobres, son los que enfrentan su política, tan mansamente aceptada por estos gobiernos.

 

Anuncios

8 Respuestas a “¿Quién le hace el juego a la derecha en “nuestra América”?

  1. Muy bueno tu blog, que bueno encontrar gente troska en Rosario!
    Y lo que decís de Perfil tomalo con pinzas, mirá que esos tipos de mediosse la pasan demonizando al comunismo. Son medios que representan a la clase alta.
    En Rosario militás en alguna agrupación?
    Saludos

    • Cristian, sin duda perfil es un medio de las clases dominantes y se dedica a atacar al comunismo. Pero los Castro tomaron los libretos escritos por la derecha para aplicar un recorte neoliberal de puestos de trabajo. El comunismo tiene enemigos externos: el criminal bloqueo yanqui, los gusanos de Miami y las burguesías latinoamericanas…, pero también dentro de las fronteras de Cuba, la burocracia castrista tiene la perspectiva de restaurar el capitalismo y en ese marco hacen este recorte durísimo de puestos de trabajo.
      Para ver análisis más profundos sobre la situación cubana y leer cuál creemos que es la perspectiva para defender las conquistas de la revolución en Cuba podés visitar este blog:
      http://www.cubarevolucion.org

      Por tu pregunta, quienes hacemos este blog rosarino somos militantes del PTS. Acá en este post tenes más información sobre todos los blogs de la troskósfera y medios del PTS: https://latroskarosario.wordpress.com/2011/01/01/el-ultimo-post-del-ano/

      Y si querés podés escribirnos a
      latroskarosario@gmail.com

      Un abrazo

      • Che, no tenes ni un amigo en latinoamerica. ¿Donde hacen las asambleas, en la cabina de un locutorio? Aparte, sabés de todos los lugares como si vivieras en en ellos. Aprendé a respetar a quienes interpretan a sus pueblos. Por otro lado me parece que sos vos el nostálgico. Esperas revoluciones proletarias, banderas rojas, obreros esclarecidos y otras entelequias metafísicas. Los trabajadores de suramérica somos negros, olemos mal, tenemos lideres que responden a nuestras expectativas, chupamos y respetamos a tipos como Chavez, Fidel, Lula, Nestor, Evo y a minas como Cristina, Hebe y Dilma. Y la última: Si te interesa la plítica ¿Porque no aprendés como SE HACE? Salute!

        • Hola Luis, me interesa aportar aunque sea un poquito a tu planteo. El PTS es un partido que pretende unir a toda la clase trabajadora, sin delimitarse por fronteras, somos internacionalistas. Por ello tenemos compañeros/as (compañeros/as más que “amigos”…) en otros países tanto en Latinoamérica que militan en partidos hermanos (La LTS mexicana, la LER-QI en Brasil, Clase contra clase chilena, etc., etc.) como un poco más lejos.
          Yo no milito en Rosario, soy de Jujuy, una provincia donde sí, somos poquitos en serio (aunque tampoco para que lleguemos a entrar todos/as en un locutorio), pero nos proponemos día a día crecer, tanto en la provincia, como en el país y en el mundo y para ello no tenemos que perder de vista el panorama internacional para pensar la política: el capitalismo es global, es internacional ¿Para defendernos de él, nos queda otra manera que no implique analizar la complejidad presente en los “detalles”, en las particularidades de cada lugar sin perder de vista la totalidad?. No sé si me explico bien, estoy tratando e hacerlo, sino, seguramente alguien más te va a contestar o si me lo comentás puedo intentar explicártelo mejor.
          No somos ni patrones, ni marcianos, muchos/as somos negros/as, al terminar la jornada “olemos mal”, somos parte del pueblo pobre y trabajador y desde ahí (es decir, desde aquí) es que hablamos. También me parece que eso de los “obreros esclarecidos” es más subestimación que realismo.
          No somos nostálgicos ni intérpretes: “Los filósofos no han hecho otra cosa que interpretar de diferentes modo el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo”, podés encontrar entre los textos de Marx (o algo así, pero la idea era de que de lo que se trata, es de transformarlo, ché), decidimos no quedarnos con la miseria de lo posible. El capitalismo es real y actual, como la pobreza, como los muertos, como la intentona de aumentar los combustibles frustrada ante la resistencia del pueblo boliviano, como la impunidad con la que se manejan los sicarios de los empresarios venezolanos, en fin, como el giro a la derecha que vienen teniendo estos gobiernos por los que pedís respeto (nunca le faltamos el respeto al pueblo, otra vez te aclaro, del cual somos parte). Pero también nosotros somos actuales y reales, y la juventud que salió a defender la educación pública, y los trabajadores de Roca, y los bolivianos que salieron a decirle NO al aumento de la gasolina, etc., etc.
          A mí por lo menos no me interesa respetar a este gobierno que es responsable del asesinato de Mariano Ferreyra, de la muerte de Ezequiel, de la situación de los trabajadores golondrinas de Santiago del Estero, de que más del %80 de los chicos de Abra Pampa tengan plomo en la sangre y de otras miles de cosas más.
          Tengo un poquito de sueño. Saludos.

  2. Buenísima reflexión troska!!! Ahora… me podrían decir a quién voto en las próximas elecciones “burguesas” ???

  3. LOS FELICITAMOS EN ESTE AÑO NUEVO, MUY BUENO EL ARTICULO, ESPEREMOS QUE ESTE AÑO ELECTORAL SE RENUEVE LA ESPERANZA DE SAKAR A LOS TRAIDORES MANGA DE H DE P… QUE NOS ESTAN VENDIENDO EL PAIS PARA ENRIKECERSE A COSTILLAS DEL PUEBLO, UN GRAN ABRAZO

  4. “…no creemos que Evo, Lula o Cristina y Hannibal hayan superado la teoría de nuestro maestro alemán.”

    Ahí está el (TU) problema. Dejate de hinchar con maestros alemanes que (igual que los liberales británicos) tenían un solo plan para América: que fuera la sirvienta de Europa.

    Nunca entendieron nada.

    emebé.

Los comentarios están cerrados.