Los guardianes del Overlook (de Hernán Aragón, robado de El Diablo se llama trotsky)

Hay varios post en la troskósfera desde los cuales venimos discutiendo con la ridícula “teoría” Garré-Servitsky sobre los troskos que le hacen el juego a la derecha, por ejemplo, los post subidos en La Troska como este, este y este, o los debates en el blog Los Lunes al Sol y desde Córdoba El Violento oficio de la crítica a raíz del descargo del profesor Toer, o esta nota publicada en el periódico del PTS alrededor de la “razón golpista” de Horacio González, ambas emanaciones de la linea de la ministra Garrón y Horacio Servitsky. En fin, mucho se ha escrito y debatido. Pero hoy robamos del blog El Diablo se llama Trotsky este post de Hernán Aragón. (les robamos también la imagen que subieron, porque es pertinente, aunque nos tentó también subir esta)

Para los trotskistas algunos lugares se volvieron peligrosos. Por lo tanto se recomienda a la militancia, sobre todo en estos meses de de verano cuando la ciudad está media vacía y las aulas despobladas de estudiantes, no frecuentar ciertas casas de estudio. Parece que en alguna de ellas destacados miembros del clero universitario acaban de conformar una logia radicalizada cuyo alcance todavía es insospechado.
Como en la novela de De Santis, “Filosofía y Letras”, la facultad de sociología se ha convertido en un sitio temerario. Si algún trotskista distraído llegara a pisarla, podría sentirse como en el laberinto del Overlook, el hotel de El Resplandordonde Jack Torrance (Jack Nicholson) perseguía a su hijo con un hacha en la mano.
Fuentes de esa institución (que prefieren mantener sus nombres en el anonimato por temor a represalias) dan a entender que la esquizofrenia anti roja que ha invadido a estos académicos no responde a un aislamiento enloquecedor, sino a las caricias y las prebendas del Estado que los convirtió en fieles guardianes del modelo. No se trata de  una patología psíquica, sino por una cuestión política que los lleva a repetir hasta el cansancio –del mismo modo que el desquiciado Torrance lo hiciera en su novela–, una sola y única frase: “Los dogmáticos trotskistas solo sirven para hacerle el juego a la derecha”.
Sacerdotes de un razonamiento “heterodoxo”, estos maestros en combinar frases de Marx con cálidos atardeceres en Cariló, suelen gozar de sus jugosas rentas en casas de veraneo con amplios livings donde conviven muebles de diseño con el morral de juventud colgado como adorno y alguna foto del primer amor de ferifiesta. Ellos son los escribas de los cambios graduales, aunque el monto de su tarjeta de débito haya experimentado un “salto cualitativo” en este momento tan providencial de la Argentina.
Demócratas de raza con principios mesurados, aspiran a transformar las “inequidades de la sociedad contemporánea” vomitando en notas de opinión contra la izquierda “irracional”. Es que su sola existencia los pone frenéticos, porque quiérase o no, es un cuestionamiento a las tesis que todos los días escriben sin pausa y sin gloria.
Hasta hace un tiempo la venían “capeando”. Debían adornar con frases sociológicas la frase magistral de que a la izquierda de los Kirchner sólo estaba la pared. A medida que el gobierno fue girando a la derecha, la cosa comenzó a complicarse. Los alquimistas se vieron forzados a ser un poco más “agudos” para justificar lo injustificable, y cuando la apariencia y la esencia se desnudaron en Soldati, en Formosa o en las vías del Roca, estos escribas, urgidos por la necesidad e inspirados en el Twitter de Aníbal Fernández, salieron en busca de un buen chivo expiatorio.
Recordando su pasado militante, algunos corrieron hacia el altillo, abrieron el baúl y le sacaron el polvo a los cuadernos de Codovilla para encontrar buenos argumentos. Como si los tiempos de la ficción y la realidad se unieran, en el instante que Torrance tomaba el hacha para ahuyentar a los fantasmas que lo aquejaban, los profesores afilaron su piqueta discursiva  y se lanzaron a la tarea.
“La historia es un laberinto”, se dijeron perplejos. Si parece que hubiera sido ayer cuando el muro se les caía en la cabeza y pasaban a aggiornarse para convertirse en socialdemócratas respetables. Fue en ese entonces que decidieron colgar el morral (el mismo que hoy usan como adorno) y emprendieron una promisoria carrera en la academia. Para ser justos, no todo les fue sencillo. Debieron pasar años hasta que llegara el kirchnerismo los convirtiera  en ideólogos estrellas, en los cultores de la teoría “democracia o fascismo”, la versión nac&pop de la que en la España del ‘36 inauguraran los estalinistas para combatir a los trotskistas y justificar su traición a la revolución.
Hasta el momento nada es tan radicalizado como en ese entonces, y los profesores se manejan solo con palabras. Pero por las dudas compañero militante, si anda por la zona de sociales, vaya con cuidado.
Una cosa más. Recodar que estos profesores apretaron el acelerador de la critica cuando el gobierno quebró su mandamiento de “no matarás”. Al intentar desnudar la “funcionalidad” trotskista con la derecha no hicieron más que desnudarse ellos mismos. Parafraseando a Trotsky diremos que “los señores demócratas, social-demócratas, anarquistas y otros representantes de la izquierda se ponen a desprender, en doble cantidad, emanaciones de moral, del mismo modo que transpiran doblemente las gentes cuando tienen miedo. Al repetir, a su manera, los Diez Mandamientos o el Sermón de la Montaña, esos moralistas se dirigen, no tanto a la reacción triunfante, cuanto a los revolucionarios perseguidos por ella, quienes, con sus ‘excesos’ y con sus principios ‘amorales’, ‘provocan’ a la reacción y le proporcionan una justificación moral. Hay, sin embargo, un medio tan sencillo y seguro de evitar la reacción: el esfuerzo interior, la regeneración moral. En todas las redacciones interesadas se distribuyen gratuitamente muestras de perfección ética. La base de esta prédica falsa y ampulosa la constituye la pequeña burguesía intelectual”.
*          *          *
En 1929 el líder la de revolución más grande de la historia era desterrado en una isla perdida del mundo. Rechazado por  todos los países “democráticos” de Europa, aquel hombre sin visado pasa años en una soledad aberrante hasta que logra conseguir una estadía temporaria de solo ocho días para dictar unas charlas en Dinamarca. Era 1932 y el nazismo ya se cernía como amenaza. Al pasar por distintos países europeos para llegar a destino, el perseguido –a quienes muchos ya daban por derrotado– se topa con manifestaciones estalinistas que lo acusan de ser el más grande contrarevolucionario. Para Lev Davidovich esos insultos no son más que una brisa de aire puro. El revolucionario descubre en esa hostilidad que a pesar de todos los males que lo acosan, su persona aún sigue representando el espectro de la revolución proletaria.
Algo hemos asimilado de esta tradición como para que la pluma vencida de esos profesores pequeñoburgueses  nos quite siquiera un poquito el sueño.
Anuncios

Una respuesta a “Los guardianes del Overlook (de Hernán Aragón, robado de El Diablo se llama trotsky)

  1. “…yo me entusiasmo y te hablo de Evo Morales y vos lo negás a Evo que enfrenta a los reaccionarios de “La media luna” y a los poderosos intereses externos y tus compañeros ponen un gran cartel en la puerta de la Facultad de Filosofía y Letras:

    “García Linera no es persona grata porque es un traidor”.

    Me asombró tanto que le pregunté a una chica:

    -¿Qué es Evo para ustedes?
    -Un fascista, me contestó.

    ¡Pobre Trotsky! me dije, recordando aquello de Marx: “sembré leones y coseché pulgas”.

    Y te hablo ahora de Correa que denuncia la acción negativa, en su país, de la que llama “izquierda boba” y salto de júbilo porque Fidel está mejor de salud. Y porque el PT continúa al frente en el Brasil y porque Chávez continúa expropiando y hablando del socialismo del siglo XXI. A vos todo eso te parece poco, insuficiente, indigno de tu atención, inclusive te molesta porque te hace más difícil criticar que cuando estaban los gobiernos neoliberales.”

    extraido de la respuesta de Galasso a Altamira: http://www.agenciapacourondo.com.ar/militancia/2237-te-reitero-pensalo-altamira-es-mucho-lo-que-esta-en-juego-por-norberto-galasso.html

Los comentarios están cerrados.