Composición libre, tema: Egipto (y de paso, Kañazo en la Postdata)

H es un obrero metalúrgico del PTS, que trabaja desde la madrugada en una fábrica de la empresa del gran Grupo Techint, en una peronista-conservadora ciudad de la provincia de Buenos Aires. Todos los días antes de subirse a su Super Europa o al micrito de los Rocca, entra a internet para ver cómo va el mundo. Manda noticias sobre las pesquisas por López, la situación de la siderurgia, las transacciones de los Rocca, eventuales huelgas generales en Italia o España.
Desde hace días, como muchos de nosotros, está como loco: de madrugada y a la salida de trabajo nos reenvía artículos, crónicas, análisis sobre Egipto.
En el estratégico país árabe comenzó el proceso revolucionario que amenaza la dictadura pro imperialista de la rata Mubarak. ¿Y se dio al inicio de la revolución egipcia que barra con el país de los faraones, de la antigüedad y de ahora? Veremos, pero como mínimo estamos muy entusiasmados.
La inmolación de un joven profesional tunecino actuó como llama en un campo de paja secada en décadas de dictaduras, sumisión al imperialismo, “modernizaciones” contradictorias y desiguales, donde una élite de magnates ligados a EE.UU., y los lúmpenes y represores ligados al estado, bancaron estos regímenes, mientras millones se sumergían en la miseria y atesoraban odio.
Hasta
hoy, solamente la Intifada del sufrido pueblo palestino, algunas huelgas parciales en Egipto y otros países, y (laberínticamente) las acciones terroristas de los islamistas, habían sido las escasas vías de escape de un resentimiento social y nacional de millones de trabajadores y jóvenes de Argelia, Egipto, Túnez, Yemen, Arabia, etc. Esa bomba estalló, esa paja seca parece que comenzó a incendiarse.
Las occidentalizaciones forzosas a las que fueron sometidos países como Túnez, son tan brutales y contradictorias que permiten a algunos jóvenes ser licenciados, pero al mismo empujados todos a ser desocupados, o a atender carros de comidas callejeras con sus títulos de doctores colgados de un ángulo. Por si fuera poco, existe en todos esos países enormes aparatos policiales siempre predispuestos a castigar a la juventud y a los que asoman la cabeza. Ese aparato, que se mostraba invencible cuando los Ben Ali y los Mubarak vivían sus períodos de gloria, cuando las movilizaciones populares los echaron a la desgracia, se mostraron cobardes e impotentes, por lo que la clase dominante tuvo que apelar (veremos si funciona) a una combinación de desvío, utilización de figuras populares para contener, negociación con dirigentes conciliadores de los trabajadores, todo ello manteniendo la espada de Damocles del Ejército. Ejército que siempre amenaza con pasar de una quimérica neutralidad a su rol de garante del orden, es decir, limpiador de calles. De ser así, el proceso revolucionario de Egipto pegará un salto. En cuanto las masas enfrenten a un éjercito amigo de los sionistas, que respandan al fascista Suleiman, y que reciben nada menos que U$S 1300 millones de los EE.UU., se abrirá una nueva etapa del proceso revolucionario.
Los intentos desesperados del propio Mubarak de mantenerse en el poder a cualquier costo, lanzando bandas de lúmpenes y esbirros, pueden jugar un rol aun más inflamable, y abrir tendencias directas a la guerra civil. De ser así, lo que planteamos De hecho algunos medios europeos sostienen que los sectores movilizados mantienen 400 rehenes pro-Mubarak “detenidos” e interrogados. Está claro que los “rebeldes” no sienten simpatía ni piedad por estos patoteros caídos en desgracia.
De desarrollarse esto, al imperialismo y el ejército, les va a ser cada vez menos “útil” un Mubarak débil y provocador, y las ideas de que caiga y hacer “transiciones” amañadas y custodiadas por bayonetas, cobrarán fuerza y será menester enfrentarlas.
El otro día conversábamos con la compañera Josefina sobre un artículo de El Mundo.es que hablaba, en forma tranquilizadora (como el loco que se acerca al precipicio diciendo hasta aquí vamos bien) de que el oleaje que comenzó en Túnez y Argelia, es la cuarta ola democratizadora, luego de la que echó a las dictaduras en AL, y las movilizaciones en Europa del Este. Esto es una lectura autocomplaciente: si las movilizaciones que derrocaron a los militares en AL, ni qué decir las que tiraron abajo a los regímenes estatilistas, tuvieron el gran límite de que el paraíso al final del camino eran “democracias” amparadas y moldeadas por un imperialismo aun pujante, los procesos que despertaron en el mundo árabe enfrentan regímenes bancados en forma explícita y abierta por el imperialismo en general, y el que hoy comanda Obama en particular. Las masas no piden un Mac Donalds en El Cairo, sino que maldicen a los EEUU y a quienes consideran sus sirvientes.
Las democracias que el imperialismo y las clases políticas “nativas” impusieron luego de las dictaduras de AL, por ejemplo, son tan democráticas como el hecho de que un puñado de empresarios multinacionales se apropien de casi el conjunto de la riqueza social. En los países árabes esto es aun peor.
Ya Irak, Afganistán y Palestina fueron y son crisis recurrentes, y siempre abiertas donde árabes y musulmanes enfrentaron la política del imperialismo y del sionismo. Ahora la entrada de las masas y el pueblo trabajador de la estratégica Egipto, y las de Túnez, Jordania, Argelia, directamente es llanamente una pesadilla. Para rematar: la explosiva combinación de odio a la autocracia o a gobiernos dictatoriales, con una crisis mundial que lenta e implacable dispara el costo de vida para arriba, empuja a los jóvenes a la represión, mientras las camarillas ligadas al petróleo y otros rubros especulan y se enriquecen, no hace más que enturbiar el panorama para los capitalistas y los imperialistas. En todos estos sentidos, inicialmente, Egipto tiene un aun tenue pero notable olor a Rusia.
¿Cómo se dice Soviet en árabe? ¿E insurrección? ¿Encabezarán las masas y los trabajadores de Egipto un proceso que iguale o supere a la Revolución Iraní? ¿O la clase dominante egipcia logrará limitar las expectativas populares con un gobierno reaccionario de “unidad”? ¿Ayudará este proceso revolucionario, en el que son las masas con sus propias manos y no el dedo de Alá las que hacen las cosas, a superar la reaccionaria influencia ideológica del islamismo, y las consecuencias nefastas del terrorismo individual? ¿Egipto abrirá un período en que volvamos a hablar de Insurrección, en el que la perspectiva señalada por Lenin y Trotsky se muestre vigorosa frente a tanta cháchara posmoderna? Desde nuestro modesto lugar creemos que sí, que esta tormenta de verano que ya sacudió con sus ráfagas el letargoso momento político, probablemente tenga consecuencias duraderas, favorables a los trabajadores, al pueblo pobre, a la juventud combativa, a la revolucionaria y, por ende, a los militantes trotskistas. Así lo indicaría el entusiasmo del compañero metalúrgico H.
PD: la realidad se encapricha más y más en generar hechos que desnuden hasta el ridículo la mezquindad cipaya y cobarde de los gobiernos teóricamente antineoliberales. ¡Cuán pálido conformismo y sumisión demuestran los gobiernos de Cris y cía., compararados con las heroicas masas trabajadoras y juveniles árabes! Si en nuestros blogs criticamos la nefasta actitud de Cristina y sus amigos al asesinar tobas, militantes como MF y ocupantes de tierras, al invadir Lula militarmente las favelas, y si atacamos a Evo por aplicar decretos menemistas contra el pueblo, en política exterior esta pusilanimidad, se exacerba. A Cristina, la ahora amiga del Club de París, directamente la ridiculiza. Si para los Montos era “alpargatas sí, libros no”, para la presidenta de los argentinos es cerealeras sí, “turcos” no.
Las fotos de Cristina con Mubarak, así como las que tendrá con Khadaffi, con el Rey de Jordania o quien sabe con cuál jeque fascista, evidentemente que ya no se trata de la casualidad que enunciaba Sandrita Russo cuando se la veía sonriendo abrazada a Favale, el asesino ferroviario de militantes. NK, pero sobre todo Cris, son incondicionales aliados (¡peligra Menem!) de los EE.UU., como también de Israel. Timerman, amiguísimo del sionismo, y Cris evitaron a toda costa criticar cualquier cuestión de la dictadura de Mubarak, con la irrisoria excusa de no inmiscuirse, cosa que no cumplen cuando condenan, como pide Jílari, a Irán. ¿De qué lado estarían las Madres de Plaza de Mayo en la dictatorial Egipto? Esperemos que en las barricadas junto al pueblo. Cristina y el kirchnerismo, defendiendo al fascista Mubarak.
Anuncios

10 Respuestas a “Composición libre, tema: Egipto (y de paso, Kañazo en la Postdata)

  1. Che flaco, hay salpicones de análisis que están buenos, peor la verdad, bajá un cambio, fanático, que mezclas cosas que no tienen nada que ver.

    • Mauri: agradecemos que haya “cosas” que te parezcan buenas. Obviamente que lo que no te gusta debe ser la PD. Podrás argumentar que “cualquier presidente puede ir en una gira y juntarse con el presidente de X país”. Sí, pero, ¿dónde está escrito que el gobierno no pueda emitir una crítica sobre una dictadura repudiada masivamente, ni ya pensar en que rompa relaciones con Mubarak? El gobierno de los bolcheviques negociaron (y retrocedieron) diplomáticamente con gente más jodida que Mubarak (los generales alemanes, por ejemplo) pero en ningún momento dejaron de lado sus críticas a la política imperialista, su agitación independiente, su política de “llegar” a los obreros y soldados alemanes.
      Es evidente que el gobierno tiene un alineamiento con políticas del depto de Estado de Hillary y, por ejemplo frente a Irán, el gobierno se ubica a la derecha de Chávez (quien, a la sazón, no ha tomado medida alguna frente a Mubarak).
      Saludos.
      Octavio.

  2. El olor a Rusia al que haces referencia es la rusia de 1905 o de 1917?
    La hipotesis de radicalización es una de las posibilidades en funcion de los elementos que existen en la situación egipcia, pero el hecho de que en Egipto no exista ningun agrupamiento marxista, ni siquiera existe algun partido centrista que al calor de los acontecimientos gire a izquierda, le pone muchos limites a una “solución a la rusia”.

    • Francis N: lo que plantea Octavio no es “una solución a la rusa” para Egipto, en materia diplomática. Es otra cosa.
      Le contestó a Mauri K que, ante la reivindicación de él de que Cristina puede (y debe) reunirse con x presidente (en este caso, con el dictador Mubarak), “por derecho diplomático propio”, la cosa no va. Porque el ejemplo del gobierno bolchevique, el del primer Estado obrero de la historia -hablamos entonces de “un olor” pos 1917-, demuestra que se puede romper implacablemente con la “diplomacia secreta” (sea en tiempos de paz o de guerra) en favor de las masas obreras y campesinas.
      Los bolcheviques negociaron la paz con Alemania (tratados de Brest-Litovsk), en una situación impuesta desfavorable. Firmaron la paz, y tuvieron que otorgar concesiones al imperialismo. Pero siempre lo hicieron desarrollando la política de denuncia al gobierno con el que negociaban -e informando día a día-, y agitando -con fundadas esperanzas- en que se desarrollara una situación revolucionaria (que las hubo).

      Para el caso de Egipto y la Argentina denunciamos la pusilanimidad de un gobierno que NI SIQUIERA hace una crítica al régimen.

      saludos
      DP

      posdata: acá podés leer un breve folleto de Trotsky que explica, además del triunfo de 1917, mucho acerca de las negociaciones de paz y la diplomacia burguesa-capitalista(incluso este material se repartió en Alemania mientras se desarrollaba una situación revolucionaria en aquel país).

      http://www.ceip.org.ar/160307/index.php?option=com_content&task=section&id=20&Itemid=83

  3. Pingback: Volvió La Troska Rosario y opina sobre Egipto y otras yerbas… « El Diablo se llama Trotsky·

  4. lo que esta en cuestión con la revolución árabe es: por un lado el dispositivo reaccionario de contención y liquidación del movimiento nacional palestino que jugaron las burguesías árabes de camp david en adelante (recomiendo articulo de modesto guerrero en p12 del viernes reproducido en lunes al sol), por otro lado la cuestión misma de la existencia del estado de Israel. Sin insurrección armada que divida al ejercito se impondrá -con crisis- la linea del imperialismo de una transición ordenada. Si Mubarak insiste en mantenerse en el poder la insurrección esta al orden del día. Si la transición es tardía puede provocar una segunda oleada de masas contra los pactos con el viejo régimen. Para el imperialismo es una brasa ardiente. el mundo arabe y medio oriente ha sido una gran fuente de conflictos para el imperialismo en los 90. Liquidado el orden de camp david la revolución democrática nacional del pueblo árabe y su causa por una palestina libre es la primer respuesta de las masas a la crisis capitalista abierta. Como decía Lenin, la cadena se rompe por el eslabón más débil. La revolución iraní antes del dominio de los ayatholas dio el surgimiento de los consejos obreros. Las revoluciones son contagiosas. Bienvenidas sean.

  5. El pueblo egipcio lucha justamente contra la tiranía, la solución al estilo soviético en otro tiempo y lugar es demasiado simplista, tampoco parece haber líderes a la altura de Fidel y el Che que puedan conducir una revolución. La foto protocolar de dos presidentes no habilita interpretaciones. Respecto a las Madres transcribo su declaración: “Millones de hombres y mujeres en las calles le piden al mundo entero que se pronuncie. Son 30 años de dictadura, de falta de libertad y de posibilidades que ha padecido el pueblo. Que renuncie Mubarak. Es el grito del pueblo y el de las Madres que siempre luchamos por la libertad.”
    (Del comunicado de la Asociación de Madres de Plaza de Mayo en solidaridad con el pueblo egipcio.)

    • Buen día! No me parece que sea una respuesta simplista. Que Egipto está pasando por una situación revolucionaria es real, y esto no depende de si hay o no un partido que dirija y resuelva la situación con una salida revolucionaria. Obviamente es una gran limitación que en esta situación excepcional, el pueblo egipcio no cuente con una dirección que le provea una estrategia revolucionaria, pero el partido sin masas tampoco podría hacer una revolución.
      A lo que voy es que es posible hacer la referencia dado que la tarea de un partido es adelantar la consciencia obrera a las condiciones objetivas (en este caso, la situación revolucionaria). Como una vez me enseñó un amigo y camarada, la realidad no es un apéndice del partido, es más, se puede decir que es al revés. Por ello es que cuando se hacen este tipo de referencias se toma en cuenta la realidad antes que el partido; aunque esto no niega en forma alguna la necesidad de un partido ni nos debe hacer caer en el espontaneísmo (el partido ya debería estar). Y aquí sí se abre la posibilidad y la tarea ¿1905 ó 1917?
      Está clara la importancia de una dirección (Pero no un Fidel o un Che, no quiero hacer un cometario más largo de los de costumbre, así que podés fijarte: recuerdo un muy buen artículo sobre la revolución permanente en Cuba que trata también sobre los comandantes, en una revista de Estrategia del 2003, está en alguna trotskopágina o que alguien pase el link, ché!)
      Saludos!

  6. Pingback: Comunicado de prensa de Christian Castillo del PTS: “CAYÓ MUBARAK, QUE SE VAYA TODO EL RÉGIMEN SIRVIENTE DE LOS YANQUIS Y DE ISRAEL” « La troska Rosario·

Los comentarios están cerrados.