El régimen de Gadafi se está fracturando

Posteamos breve nota de Juan Chingo ante los hechos de hoy en Libia. (De la página de la FT-CI)

El día de hoy, lunes, el levantamiento de las masas libias se instaló en la capital, después que ayer las masas se apoderaron mediante una insurrección de la segunda ciudad del país, Benghazi, el corazón del proceso revolucionario en curso. La potencia del levantamiento ha logrado que sectores del ejercito se pasen al bando de los insurgentes en esta última ciudad como en Al Bayda. En Trípoli, mientras edificios gubernamentales son atacados, las fuerzas de seguridad leales al líder libio se están concentrando en los lugares emblemáticos de la ciudad, incluyendo el palacio presidencial. Si el ejército se está ubicando defensivamente en la capital, donde se concentra la fuerza de Gadhafi, la lealtad de las fuerzas armadas libias y la sobrevivencia del régimen están en cuestión. 

Dentro de las Fuerzas Armadas son crecientes los indicios de que el ejército se estaría dividiendo. El mando del ejército en Libia está cruzado no sólo por relaciones tribales sino con una larga lucha de poder entre los dos hijos de Gadafi, el “reformista” Seif al-Islam, que está enfrentado con la cúpula militar y que ahora está intentando hacerse cargo de la situación y Motasem Gadafi, el consejero de seguridad nacional con lazos estrechos con la elite militar. Además, este país esta largamente dividido entre dos áreas costeras con ejes en Trípoli y Benghazi, por lo que una división geográfica dentro de los militares y las fuerzas de seguridad puede dejar a Trípoli incapaz de imponer su mando en el este.

Ayer, Seif al-Islam dijo en su intento de defenestrar a la protesta que había intentos de crear varios pequeños emiratos islámicos en varias partes del país. Hoy, el ministro de relaciones exteriores italiano, Franco Frattini, haciéndose eco de esta propaganda interesada, dijo que: “Estoy profundamente preocupado sobre la auto-proclamación del Emirato Islámico de Benghazi. ¿Ustedes se imaginan tener un emirato islámico árabe en las fronteras de Europa? Esto realmente seria una seria amenaza”.

En realidad, lo que asusta a éstos imperialistas – que en el caso de Italia posee importantes inversiones petroleras en Libia, además de que el fondo soberano de inversión libio controlado por la familia Gadafi es uno de los principales inversionistas en importantes empresas y bancos de este país como ENI, el gigante petrolero y principal conglomerado industrial o UniCredit ,el primer banco italiano y uno de los más grandes de Europa, sin nombrar a equipos de futbol como la Juventus – es que ,en contraste con Túnez y Egipto, el estado libio es más frágil y vulnerable a un colapso. Los militares, a diferencia de estos dos países no parecen estar en una posición de echar a los Gadafis e imponer temporariamente su propio orden, como forma preventiva de impedir la fractura del régimen. La posibilidad de una insurrección obrera y popular está inscripta en los acontecimientos, así como la posibilidad de una guerra civil, incluso una situación caótica sin una clara autoridad gubernamental por un largo periodo de tiempo.

Parecería que la primavera árabe no solo se va extendiendo sino que también se va radicalizando y haciéndose más poderosa, luego del salto que significo la caída revolucionaria de Mubarak, en el país más fuerte de la región, Egipto. Para el imperialismo mundial y las potencias europeas en particular, que ven su patio trasero mediterráneo moverse revolucionariamente y entrar en un periodo de profunda inestabilidad, las cosas se están volviendo difíciles.

Anuncios