Balance de las elecciones en Santa Fe

La importancia de desarrollar el Frente de Izquierda y de los Trabajadores

Las elecciones en Santa Fe marcaron el triunfo de los candidatos del oficialismo nacional, Agustín Rossi, y del provincial, Antonio Bonfatti. Todos los candidatos patronales, los que perdieron y los que ganaron, hicieron campaña garantizando tranquilidad para que los grandes empresarios sojeros, del puerto y de la industria, sigan amasando fortunas a costa de salarios planchados.

Rossi fue apoyado por la CGT local, el Movimiento Evita y la CTA provincial, a través de su vice Jorge Hoffman, secretario general de ATE Santa Fe. El triunfo de “El Chivo” hay que entenderlo en medio del giro a derecha del kirchnerismo: no se presentó como Frente Para la Victoria, sino como una de las listas internas de Santa Fe para Todos, el sello que transaron los K con los reutemistas, e incluso con ex funcionarios de la dictadura como Juanchi Mercier. Para eso, los K garantizaron la impunidad a Lole, responsable de los fusilamientos del 19 y 20 de diciembre de 2001.

Aparte de ganar en Rosario, “El Chivo” hizo una buena elección en ciudades sojeras, donde los terratenientes están amasando fortunas y premian a los K con su voto. Así, el triunfo de Rossi abriría las puertas a un giro aun mayor hacia los empresarios y el PJ: apenas culminado el escrutinio Rossi aseguró que aceptaría la colaboración de Lole. Marche un Chivo pejotista y amigo de los sojeros para el 24 de julio.

Lo de los socialistas y el Frente Progresista fue una pelea doméstica: Binner bancó a su delfín Bonfatti y su camarilla le ganó a Giustiniani. Bonfatti, Giustiniani y el radical Mario Barletta hicieron gala de ser buenos gestores, y de garantizar la fiesta sojera, mientras que fueron inútiles para evitar cierres de fábricas como Mahle y Paraná Metal.

Binner sale así fortalecido como figurita política deseada. El menú incluye dos opciones: ubicarse como referente de un espacio “progresista” que incluya a Luis Juez, Proyecto Sur, Víctor de Gennaro y Margarita Stolbizer, o más a la derecha ser la pata “progre” de un acuerdo con los boinablancas, que incluya al “no progre” De Narváez en provincia de Buenos Aires. Todos quieren en su fórmula al líder del “modelo santafesino” de salarios planchados, soja e impunidad. El “progresista” Binner, no olvidemos, fue parte en diciembre del 2001, como Intendente de Rosario, del Comité de Crisis junto a Reutemann, encargado de reprimir y asesinar a compañeros, entre ellos Pocho Lepratti. Nunca, desde el día que asumió como gobernador, Binner abrió los archivos para develar las responsabilidades de esos asesinatos.

La elección santafesina expresó dos cuestiones más: la emergencia del Midachi Miguel del Sel como expresión de una derecha antiK, por fuera del PJ. Del Sel, en pocas semanas, cosechó 235.000 votos. El otro resultado, sin duda, fue la pésima elección de Proyecto Sur. Los pinistas se vieron condicionados por el coqueteo de Pino hacia Binner, por lo que incluso desistieron de presentar candidato a gobernador. El resultado es que Carlos del Frade sacó solamente 38.000 votos (menos del 3%), a pesar de contar con la militancia a favor de los dirigentes de ATE y AMSAFE Rosario, y del MST y el PCR. Es lógico: del Frade denuncia el saqueo de los empresarios del puerto, pero le “vetan” mencionar al gobierno que las ampara.

La izquierda clasista, el PTS

Lamentablemente, por haber sido los cierres de listas provinciales previos a las discusiones para constituir el Frente de Izquierda y de los Trabajadores nacional, el PO y el PTS presentamos listas separadas en Villa Constitución y Rosario. A gobernador, donde sólo se presentó el PO por la izquierda (al cual el PTS llamó a votar), sacó 9100 votos (0,58%), quedando reducido el espacio por la fuerte polarización de las listas patronales.

Luego los resultados varían por la “boleta única”: a Senador por Rosario el PO sacó poco más del 1,5%, mientras que el PTS sacó el 0,97%; a intendente sacamos prácticamente los mismos votos, el PO 3.133 y el PTS 2.798, y a concejal de Rosario, el PO menos de 1%, el PTS  casi 0,5%. En Villa Constitución, la lista del PTS fue la más votada de la izquierda, mientras que el PO hizo una buena elección a concejales en Capitán Bermudez con 1322 votos aunque a gobernador sólo 204.

Los resultados indican que hace falta impulsar urgentemente una campaña unitaria del FIT, para convencer políticamente a miles de trabajadores, estatales, docentes y estudiantes de apoyar una alternativa obrera y socialista, y no a las alternativas de los empresarios (PJ, UCR, etc.), ni a la centroizquierda sojera. También es necesario el FIT para derrotar a la proscripción del kirchnerismo, que busca dejar afuera a la izquierda con el piso del 1,5%.

En ese sentido, nos hemos reunido recientemente con los compañeros de Izquierda Socialista, el POR, Opinión Socialista y el PSTU, para poner en pie una Mesa Coordinadora por el FIT Santa Fe, sacar una declaración y discutir una fuerte campaña en todas las fábricas, escuelas, facultades y oficinas. La existencia de dos listas en las elecciones provinciales no deben ser un obstáculo para lanzar ya el FIT: el PTS pondrá la legalidad que conseguiremos a este servicio. Ya muchos docentes, intelectuales y activistas sindicales han manifestado su apoyo al FIT en Santa Fe. Hay que convertir eso en una campaña política de TODAS las fuerzas de izquierda y los luchadores.

Anuncios