EL TRIUNFO DE CRISTINA Y LA ELECCIÓN DE LA IZQUIERDA

El gobierno obtuvo una importante victoria electoral con casi el 54% de los votos para la fórmula encabezada por Cristina Fernández de Kirchner. Fue un voto de sectores sociales heterogéneos, que logró el apoyo de la mayoría de la clase trabajadora detrás de la ilusión de preservar, en condiciones de crisis capitalista internacional, la recuperación de ciertas condiciones del nivel de vida respecto de la crisis del 2001 logradas en estos años de crecimiento económico excepcional. Expresó una tendencia conformista a “mantener lo que está”, que se había mostrado también en las distintas elecciones provinciales. Pero a pesar su indiscutible fortaleza táctica el gobierno tendrá que lidiar con una crisis capitalista mundial que ya está afectando la economía local, aunque todavía en forma gradual. El voto que recibió Cristina de los trabajadores no será utilizado para dar salida a sus demandas sino para gerenciar la crisis en beneficio del capital.

La oposición patronal, por su parte, ha salido completamente disgregada del proceso electoral, con las distintas variantes del “peronismo federal”, el radicalismo y Carrió como grandes perdedores. El Frente Amplio Progresista de Binner, que salió relativamente bien de la elección, expresa un rejuntado que hay que ver cuánto es capaz de mantenerse, ya que el gobernador santafesino ha expresado su voluntad de recrear la alianza con el radicalismo.

El Frente de Izquierda y de los Trabajadores, que desde el PTS integramos junto al PO e Izquierda Socialista, ha realizado una muy buena elección, con medio millón de votos a la fórmula presidencial y casi 600 mil votos a la categoría diputados nacionales. Aunque resta ver los resultados del escrutinio definitivo, quedamos al borde de obtener un diputado nacional en la Ciudad de Buenos y tuvimos muy buenas elecciones en Provincia de Buenos Aires y Córdoba entre otros distritos. Nos constituimos en un polo de referencia política nacional de independencia de clase, recibiendo el voto de una franja significativa de los trabajadores y de la juventud, y nos han escuchado con atención y respeto muchos otros que no nos votaron. La repetición de los 500 mil votos obtenidos en la elección primaria deja sin sustento las explicaciones superficiales que atribuían un carácter ocasional de nuestro resultado del 14 de agosto. Volvió a votarnos la gran mayoría de quienes en aquella ocasión lo había hecho en defensa del derecho democrático a estar presentes en la elección general, ahora en apoyo político a nuestro programa y perspectiva. Este voto expresa el reconocimiento logrado por la izquierda obrera y socialista por su intervención militante en acontecimientos significativos de la lucha de clases en estos años, como en Kraft, en ferroviarios, en el subte, en los 10 años de gestión obrera de Zanon o en las luchas estudiantiles secundarias y universitarias. Y también a haber sostenido una posición de independencia política de clase respecto del gobierno y las distintas variantes patronales, a los cuales se amoldaron otros sectores de la izquierda local.

Tenemos ahora el desafío de utilizar el capital político logrado por el FIT al servicio de las luchas obreras y populares, del desprocesamiento de los 5000 compañeros perseguidos por luchar, de la libertad de Oñate, Olivera y Germano, de seguir recuperando comisiones internas y cuerpos de delegados y, sobre todo, de avanzar en la organización política independiente de la clase obrera.

Saludamos a los compañeros del PO, de Izquierda Socialista, a los militantes y simpatizantes de nuestro partido y a todos los luchadores independientes que hicieron posible esta gran intervención política del Frente de Izquierda y de los Trabajadores.

Christian Castillo y José Montes, por la Dirección Nacional del PTS

Anuncios