Bienvenidos, de vuelta, a la troska Rosario

Tuvimos unos meses de letargo aquí en la troska Rosario, aunque anduvimos visitando otros blogs (por ejemplo, acá y acá), co-escribiendo en revistas y suplementos, y en el periódico semanal del PTS, La Verdad Obrera.

Pero la vieja y querida troska Rosario nos siguió llamando desde el más allá, pidiéndonos que hablemos, de vuelta, en voz alta.

Lo cierto es que, por un momento, coqueteamos con la idea de hacer un blog nuevo. Nos daba la sensación de que había un cierto anacronismo, de que algo había quedado viejo, sobre todo en el nombre y en la estética de “la troska”.

La troska Rosario nació en Noviembre del 2010, a menos de un mes de la muerte de Mariano Ferreyra, un militante trotskista asesinado por la patota de la burocracia de Pedraza, bancada por el kirchnerismo, con quien la UF había compartido actos y campañas.

En la bloguería kichnerista se expresaron algunos honestos que se cuestionaron en ese momento el rumbo de un gobierno que se decía progresista pero amparaba en su seno asesinos de militantes populares; otros desde el cinismo, atacaban con calumnias increíbles, convirtiendo a víctimas en victimarios. De una u otra forma, esta bloguería había vuelto su atención hacia “los troskos”. Nosotros optamos por reafirmarnos en ese nombre que honestos y deshonestos kirchneristas usaban para señalar el símbolo de una corriente que milita en el movimiento obrero combativo, contra la losa burocrática de los “sindicatos de Perón”, convertidos en empresarios precarizadores, cómplices sindicales de empresarios para los cuales Cirigliano, el asesino de Once, es como el espejo que todo lo refleja.

Antes de eso, a poco del gran conflicto de Kraft Terrabusi, Juan Belén de la UOM había alertado contra la “zurda loca de la cuarta internacional”. Así como el trotskismo recibió su nombre de los enemigos estalinistas, así tal vez nuestro blog fue nombrado por la burocracia que enfrentamos. Por suerte no nos inspiramos mucho, porque sino le hubiéramos puesto “la zurda loca Rosario”.

Entonces dijimos, a viva voz, acá estamos los troskos.

También lo dijimos porque aquí, en esta región que los milicos nombraron “la serpiente roja del Paraná”, para ir con orden de Isabelita a llenar de falcons verdes la ciudad del poderoso Villazo; aquí, en esta serpiente roja, el primer round de la crisis económica se llevó puesta a Paraná Metal y a Mahle, con los inapreciables servicios de un gobierno nacional que trajo al Rey de la timba Cristóbal López, y de un gobierno provincial que prometió “socialismo” para socializar la desocupación. En ese momento, nuestra juventud rosarina, nicoleña y villense llenó la ruta de estudiantes. Nuestros obreros como Chiche Hernández, que había sido joven activista del Villazo, se plantó día a día a discutir el rumbo de la lucha, alertó contra una dirección sindical que se dividía entre apoyar al gobierno nacional o al gobierno provincial mientras cualquiera de los dos ofrecían lo mismo: el cierre de la fábrica. Durante esos días, conocimos a una valiosa militancia obrera, que lamentablemente tuvo que aprender de una derrota, y como toda derrota, tiene consecuencias. Los troskos quisimos, modestamente, mostrar un camino: el que unía la Ruta 9 a la Panamericana de Kraft, el que llevaba de la fábrica cerrada del patrón a la fábrica del pueblo, Zanon.

Tratamos de expresar esto también en los Centros de Estudiantes, planteando que era insostenible que 5 Centros conducidos por la izquierda no pudieran organizar a 1000 estudiantes, 500 estudiantes, ¡200 al menos!, para rodear de solidaridad estos conflictos. Que eso hubiera, quizá, cambiado el rumbo.

En fin, esto era lo que pretendíamos expresar cuando abrimos este blog. Pero, como decía el bueno de Heráclito, uno no puede bañarse dos veces en el mismo río. Las aguas han cambiado y uno ya no es el mismo.

Si se quiere, somos los mismos que en aquel Noviembre del 2010, tenemos los mismos enemigos, la misma estrategia; pero somos parte de algo más amplio que el nombre de “trosko” no expresa totalmente, o más bien, restringe a solo una de sus partes.

Hoy ya no hablamos solo como troskos, sino también como la izquierda que peleó contra la proscripción y que ganó el apoyo de más de medio millón de trabajadores y jóvenes que decidieron encontrar su identidad política votando al Frente de Izquierda que constituímos con el PO e IS. Somos la parte militante de este medio millón de voces, que incluso luego de las elecciones se fueron amplificando ante cada golpe de un gobierno que anunció su “sintonía fina”.

Somos parte de la intelectualidad que rompió la falsa dicotomía entre la oposición sojera y el gobierno formando la Asamblea de Intelectuales, artistas y docentes del FIT, para sumarse a construir una izquierda del movimiento obrero y la juventud combativa, y aportar con ideas, debates, con teoría.

Somos parte de enormes sindicatos, organizando una militancia obrera y de izquierda que empieza a tender raíces profundas, con la que se une una juventud trabajadora y estudiantil. Somos impulsores y parte de la lista bordó de la alimentación. En un gremio de 12.000 trabajadores, con 6000 con derecho a voto por la maniobra de la burocracia, bajo la dictadura patronal de más de 100 fábricas fascistas, con la gendarmería espiando y cargando los datos en el Proyecto X de Garré, contra una burocracia con sueldos de más de 70.000 pesos y un extenso aparato para decidir elecciones y voluntades. Bajo todo esto, aquellos que los kirchneristas (e incluso sectores de izquierda) llamaban marginales, sacamos un 40% de los votos. Así presentamos listas en otros grandes sindicatos como gráficos y en el neumático, o como en ATE con los compañeros del Frente de Izquierda y del FPDS.

Somos una corriente en el movimiento estudiantil que encontró en la unidad con el movimiento obrero combativo la respuesta a la larga e histórica pregunta de Lenin: ¿Qué hacer?

Somos, modestamente, parte de los que en todo el mundo enfrentamos la crisis capitalista. Somos parte del movimiento estudiantil que se levanta en Chile contra el régimen pinochetista que mantienen Piñera y la Concertación, con nuestros compañeros del PTR en la primera línea de los combates. Somos parte del movimiento juvenil que en el Estado Español rechaza en las calles los ajustes, se une a la huelga general, con nuestros compañeros de Clase Contra Clase planteando que la clave es obreros y estudiantes unidos, y construir organizaciones revolucionarias. Somos parte, con nuestros compañeros de la LTS, de los jóvenes mexicanos del #yosoy132 que se movilizan a razón de decenas de miles, Somos parte, en Francia, de la pelea para que en un país con una enorme tradición revolucionaria emerja un verdadero partido revolucionario. Y podemos hablar también de nuestros compañeros en Brasil, en Venezuela, en Bolivia, en Alemania…

Así que la troska Rosario vuelve. Y quiere expresar lo nuevo. Las nuevas aguas del río: una crisis económica ante la cual millones de jóvenes y trabajadores en el mundo se ponen en movimiento. Nos llegan los gritos de guerra de los mineros asturianos. Los del 34 y los de ahora, con sus similitudes y diferencias. Nos llega una enorme juventud que en Chile ganó las calles a razón de cientos de miles, organizó combates callejeros, tomó facultades, se sumó a la huelga general y hasta puso liceos bajo la autogestión de estudiantes y docentes. Nos llega México, Canadá, Egipto. Nos llega el reverdecer de Marx, de sus ideas, porque las condiciones bajo las cuales surgieron siguen vivas y evocan a Marx ante cada caída de cada acción de cada bolsa.

Queremos expresar a los que nadamos en este río: militantes, sí, trotskistas, sí, con el deseo de tomar nuestra estrategia, esta que preparamos en muchos años de elaboración teórica, de pruebas, victorias y derrotas en la lucha de clases, y arrojarnos con ella al río, al mar de los acontecimientos, comprobarla, mejorarla, endurecerla a fuerza de experiencia, ganar.

Bienvenidos, de vuelta.

Anuncios

5 Respuestas a “Bienvenidos, de vuelta, a la troska Rosario

  1. Pingback: A 10 años de ese 26 de junio: hardware y software de un régimen de impunidad) | la troska Rosario·

  2. compañeros: se olvidaron de mencionar el proceso revolucionario más importante en curso: el del pueblo sirio. salud y revolución!

Los comentarios están cerrados.