Su “inseguridad” no es la nuestra

(Post que nos acerca la compañera Constanza…)

Las últimas  semanas fuimos “bombardeados” por milésima vez por los medios de comunicación de la corpo nacionales y locales con la campaña contra la “inseguridad”.

Las  salidas del femicida Eduardo Vázquez y el Vatayón Militante dieron mucho de qué hablar a unos y a otros.

Por cadena nacional escuchamos la defensa inaudita de Cristina Kirchner del “modelo” servicio penitenciario nacional contra el bonaerense (Scioli) con miles de denuncias (ambos) contra sus funcionarios de todos los rangos, verdaderos mafiosos que violan sistemáticamente los derechos humanos de los detenidos, cuyo deporte preferido es la tortura y el gatillo fácil.

En la Santa Fe del “opo” Binner, a 6 meses del escandaloso, y aún impune, asesinato de tres jóvenes militantes del Frente Popular Darío Santillán que desnudó algunos de los negocios de la mafia policial santafesina, barras y funcionarios públicos; estrenamos nuevo Ministro de Seguridad provincial.

Raúl Lamberto (PS) fue el elegido por el gobernador Bonfatti (FAP) luego de la renuncia escandalosa de Corti (acá). El flamante ministro adelantándose 48 horas  al “día del amigo” visitó a su par nacional Nilda Garré (acá) y acordaron el envío de fuerzas federales a la provincia para asegurar la lucha contra el narcotráfico en coordinación con la Santafesina S.A, medallista olímpica nacional en “gatillo fácil” y “secuestros y torturas”, por supuesto. La “amiga” Garré cumplió con su promesa pero le salió el tiro por la culata ya que los federales, entre ellos el Jefe de Drogas Peligrosas, en pocos días tuvieron que” volverse” acusados de estafa, extorsión, “armado” mediático de operativos antidrogas entre otros (acá). Con amigos así…

 

La “Cruzada Blumberg santafesina” en el reino del revés.

Punto aparte merece la media sanción votada por unanimidad en el Senado Provincial de la reaccionaria ley de mano dura propuesta por el senador radical (FAP), Lisandro Enrico. Esta ley, votada por propios (FAP) y ajenos (PJ tiene la mayoría en ambas Cámaras) cambia las normas del Código Procesal Penal y habilita a que los jueces dicten con más facilidad la prisión preventiva y restrinjan las excarcelaciones a aquellas personas reincidentes en el delito (acá).

Según su autor, la Ley Enrico “se torna imperativa como respuesta a la inseguridad que, según la Dirección Nacional de Política Criminal, en los últimos 40 años creció el 380 por ciento mientras la población creció el 62”. Es decir, aumenta el poder punitivo del estado, avalando que jueces encarcelen a alguien sin condena por el solo hecho de tener varias denuncias (acá). Numerosas organizaciones de DDHH vienen denunciando que en Santa Fe que más de la mitad de las personas privadas de su libertad se encuentran sin condena, que el 40% de las más de 4.300 personas detenidas se encuentran en dependencias policiales sin que se garanticen las condiciones mínimas de habitabilidad, higiene y salud (acá) como tampoco el derecho básico a la vida (a excepción de los milicos condenados que gozan de privilegios inauditos). Los “suicidios” en cárceles e Instituto de Menores son moneda corriente (acá) y también (acá).

 

Miles de “botones” para la muestra.

La semana pasada acribillaron a balazos a Facundo Osuna, de 18 años, uno de los principales testigos del asesinato de los compañeros militantes del FPDS (acá). El sábado pasado golpearon hasta dejarlo inconsciente y hospitalizado al hermano de Patom, uno de los compañeros asesinados en Villa Moreno (acá). La trama de complicidades entre la Santafesina S.A, los barras, jueces y políticos, es infinita (acá), y (acá).

La policía de Santa Fe cuenta con más de 18.000 efectivos. Es la provincia con más policías por habitantes del país (acá).

La Santafesina S.A tiene como hábito “emplear” a los jóvenes pobres de los barrios para el negocio del narcotráfico (acá) y armamento que maneja hace años y que es uno de los más rentables del mundo.

En el reino del revés, el cinismo no tiene parangón. Los personeros del poder ejecutivo(acá), del judicial y de las preocupadísimas Cámaras de Diputados y Senadores por la escalada delictiva en la provincia buscan declarar la “emergencia en materia de seguridad” (acá ) y darle vía libre al gobernador Bonfatti para construir nuevas cárceles, compras de patrulleros, etc.

Tanto el PJ como el FAP proponen crear una policía judicial de “prevención”, nuevos consejos de seguridad, extender los retiros policiales para “aprovechar el mayor conocimiento y experiencia de su carrera policial”, entre otras.

Pero la nota de color la puso el diputado Eduardo Toniolli (Movimiento Evita, Secretario General de la departamental Rosario del PJ) al proponer nada más ni nada menos que la sindicalización de la Fuerza Policial!. Eso sí, “limitando el derecho de huelga por la función delicada que cumplen; pero sí que tengan la posibilidad de expresarse en paritarias y de tener mejores condiciones de trabajo” (acá).

En las antípodas de la propuesta de Toniolli, creemos que los efectivos de Santafesina SA no son “empleados públicos” cualquiera. Son el brazo armado del Estado para mantener “el orden”, cuya función es defender éste putrefacto sistema donde unos pocos viven a costa de la explotación de la mayoría. Dentro de esta “Fuerza” conviven quienes fueron parte del aparato policial en la última dictadura (acá) y (acá), quienes asesinaron a Silvia Suppo, quienes organizan el negocio del narcotráfico, armamento y la trata de personas (acá), los que encabezan el ranking del “gatillo fácil” (acá) y torturas (acá) y (acá), los que reprimen la protesta obrera y asesinos a sueldo.

Tanto el PJ, como los falsos socialistas del PS, la UCR y PRO, como fieles representantes políticos de los intereses capitalistas sojeros, industriales y comerciales que están “inseguros” ante la crisis económica internacional que se avecina, aumentan el financiamiento y número del descompuesto aparato represivo, les procuran mejoras salariales y de trabajo, crean leyes que cercenan las libertades individuales y atentan contra los DDHH (como por ejemplo la Ley Antiterrorista) y aumentan descaradamente impuestos sólo al pueblo trabajador (acá). Pero ni hablar de aumentos salariales, ni del presupuesto para la educación, salud y obras públicas.

 

Su inseguridad, no es la nuestra.

Repudiamos a todas las fuerzas represivas  y luchamos por su disolución al tiempo que defendemos y promovemos todas las formas de autodefensa obrera y popular que se doten las masas.

Nuestra inseguridad es la de no saber si mañana tenemos trabajo, si a fin de mes alcanza para comer, si no morimos en la fábrica, o en el barrio a manos de la policía, si no nos matan las patotas sindicales como a Mariano Ferreyra que se manifestaba contra la precarización laboral (acá), la precariedad del sistema de salud, educación, y un largo etcétera.

Contra esta inseguridad es contra la que luchamos desde el PTS en el FIT, y peleamos día a día para organizarnos junto a miles de trabajadores y jóvenes sin distinción de nacionalidad, a quienes nos une el mismo interés de clase.  Peleamos por la organización democrática de los trabajadores, por sindicatos sin burócratas y por un partido de la clase trabajadora sin patrones  que defienda los intereses de nuestra clase (acá).

El Kirchnerismo, el Fap de Binner (acá), el Pro defienden los intereses de los capitalistas. Nosotros creemos que sólo de la mano de un gobierno de los trabajadores y el pueblo que unifique los reclamos de todos los sectores oprimidos por el capitalismo podrán venir las verdaderas soluciones a nuestros problemas de “inseguridad”, comenzando por desbaratar su principal instrumento, el capitalismo y sus fuerzas represivas.

MARIANO FERREYRA PRESENTE!

Anuncios