El Estado narcopolicial ya tiene sus candidatos en Santa Fe. Que no callen a la izquierda.

 Pájaro que comió, voló
La reciente ejecución del “Pájaro” Cantero, líder de la banda Los Monos, que maneja la comercialización de droga de Rosario, provocó una serie de asesinatos y en pocos días salieron a luz las conexiones que tiene el narcotráfico con policías, políticos, jueces y empresarios del campo y la ciudad.

ImageLos Monos están instalados desde hace 15 años en la ciudad. Su imperio comprende cientos de bunkers cuidados por “soldaditos”, mayoritariamente varones menores de edad, que cobran sueldos que alcanzan los $4000 mensuales (por encima de lo que gana un obrero metalúrgico según el convenio 2012). También incluye inversiones inmobiliarias y en el mercado de boliches, wiskerías y flotas de autos de alta gama. Estas operaciones, realizadas por medio de testaferros, son los que permiten el lavado del dinero proveniente de la venta de droga. Se calcula que hay 400 “quioscos” de drogas en Rosario, que corresponden a 4 o 5 bandas de la ciudad. Según datos estatales en el 2003 en entre las ciudades de Rosario y Santa Fe había 5000 familias que vivían de la venta de droga.

Hablar de la complicidad policial, a esta altura, es redundante. Desde el ex Jefe de Policía Tognoli, procesado por sus vínculos con el narco Ascaíni, pasando por cientos de jefes y comisarios de distintas Unidades Regionales como Gustavo Gula Pereyra (ex jefe de la brigada de Delitos Complejos, preso por pasar información a Los Monos) hasta el comisario inspector Eduardo Carrillo, el suboficial Norberto Centurión y el agente Lisandro Jesús Martín, cómplices del asesinato de Jere, Mono y Patom a manos de el “Quemado” Rodríguez y su banda.
El gran operativo que está llevando a cabo la justicia provincial comandada por el PS no es más que un circo pre-electoral. Mientras la represión en los barrios no cesa y el gatillo fácil es el deporte oficial de la policía, tratan de aparentar combatir el narcotráfico despegándose de viejos amigos, como Tognoli. El kirchnerismo, después de tanto ruido, se llama al silencio. Candidatos del FPV como el Gordo González (intendente de Villa Gobernador Gálvez) hasta Laura Saita, congresal del PJ y empleada del Ministerio de Seguridad están en la lista negra. Por más que encarcelen a unas decenas de implicados, contando entre ellos funcionarios propios (algunos en sus cargos desde la gobernación de Obeid) son sólo chivos expiatorios. La estrategia político-judicial que impulsa la gestión de Bonfatti-Lamberto investigando un delito federal en el ámbito de la justicia provincial tiene como único y último fin la garantía de impunidad para todos los procesados.
Rosario: de Barcelona a Chicago
Los Cantero supieron vivir de las dos Rosario. La Rosario de los ricos, la llamada Barcelona argentina, que vio alzar torres por toda la costanera con los ingresos provenientes del boom de la soja; 850 mil camiones por año ingresando al puerto a descargar conteiners; nuevos (lujosos) restaurantes; discotecas como Esperanto que lavan dinero y hasta un casino (del empresario K Cristobal López, con el visto bueno del PS) donde vaciar la billetera llena de pesos en negro.
Y la otra Rosario, la Chicago argentina. En los años 30 se la llamó así por ser una ciudad pujante y en expansión producto del boom agroexportador, pero también por el desarrollo de mafias en los barrios que disputaban el negocio de la trata y la prostitución manejando el hampa rosarino que anidaba en Pichincha.  En la Chicago de hoy, la de los barrios obreros, donde el contraste socio-económico es brutal y las lujosas torres se ven desde lejos en Ovidio Lagos al fondo, el narcotráfico no se lee en los diarios: se convive con él, se escuchan las balas narcos disparadas con las mismas armas impunes de la policía que las garantiza.
Image
Desde la hiperdesocupación de los 90 la brecha abierta entre los más ricos y los más pobres en la región no paró de aumentar.  Hoy en día la desocupación se acerca a los dos dígitos. En más de 90 villas viven 150 mil familias hacinadas, sin acceso a una red cloacal, gas natural y electricidad. La precarización laboral afecta a 1 de cada 3 trabajadores: un 50% de la población económicamente activa se encuentra en distintos grados de marginalidad o pobreza. Los índices de accidentes y muertes laborales son escalofriantes y primerean el ranking del país (como casi todo en Santa Fe: los de trata, muertes por abortos clandestinos, los femicidios, gatillo fácil y la lista sigue). Un operario metalúrgico, pongamos de ejemplo un trabajador de Liliana, cobra entre $1300 y $1500 la quincena. Soportan el despotismo patronal, la falta de derechos sindicales, la persecución de sus delegados, los altísimos niveles de producción y superexplotación, y vuelven después de agotadoras jornadas a sus barrios, dominado por Los Monos. Sus patrones, en cambio, suben a sus 0 km para regresar a sus departamentos con vista al Paraná.
La precarización laboral implica necesariamente precarización de la vida. Por la falta de inversión en obras públicas (promesas incumplidas de gestiones peronistas y socialistas) sus casas se inundan cada vez que llueve.
Sumado a lo dicho anteriormente, éste es el terreno en el cual se completa el circuito. Cientos de jóvenes expulsados del  sistema educativo, del mercado laboral (las cifras de la generación “ni-ni” crecen cada año) son vulnerables a caer en estas redes, ya sea siendo reclutados como “soldaditos” o cayendo en la consumición producto de la descomposición social a la que están obligados a vivir.
Que no callen a los que denunciamos al Estado Narcopolicial. En Agosto, con el Frente de Izquierda para derrotar el piso proscriptivo.
Las elecciones internas del 11 de Agosto serán una interna entre los partidos patronales que son cómplices y parte integrante del narcotráfico. Las listas del FPCyS y del PJ estarán encabezadas por dos ex gobernadores: Binner y Obeid. Bajo sus gobiernos, bandas como la de Los Monos, con la complicidad de la policía, jueces y funcionarios públicos, ganaron el control de los barrios rosarinos para agigantar sus ya grandes negocios. Como si faltara un complemento a esta dupla, se vuelve a presentar el “cómico” Del Sel, producto de un acuerdo entre el PRO y sectores del PJ reutemista, otro ex gobernador de la Santa Fe narcopolicial. Como dice el tema de la Bersuit: “todos narcos”. Porque no se trata solo de un negocio circunstancial, sino que es el conjunto del Estado y sus instituciones las que lo sostienen y por eso cada comisario o jefe narco que cae es como una ficha de un gran dominó que atraviesa todas las oficinas e instituciones del Estado.
Los candidatos del Estado narcopolicial, del PJ, del PRO y del FPCyS ya están definidos. Lo único que se juega en esta interna es si la izquierda va a poder tener candidatos en Octubre. A los partidos que no estamos financiados por las grandes empresas, a las organizaciones de la izquierda que denunciamos la profunda desigualdad que se vive en los barrios y en las fábricas, nos exigen 35000 votos en las internas para poder presentarnos a las elecciones de Octubre. Quieren silenciar a la única voz que critica y denuncia que Santa Fe es una fiesta para los grandes empresarios del narco, de la soja y de la industria, y una condena para cientos de miles de trabajadores y jóvenes que sufren la crisis educativa, de la salud y la precarización laboral. Por eso, tenemos que impedir que silencien nuestros reclamos. Llamamos a los trabajadores combativos, a la juventud, a los estudiantes que luchan por la educación, a los docentes que enfrentaron tanto a los gobiernos del PJ como al de Binner y Bonfatti, a sumarse a la campaña y votar a las listas del Frente de Izquierda, encabezada por Octavio Crivaro del PTS en Diputados, en las internas del 11 de Agosto. Porque la “otra Rosario”, la de los barrios obreros, la de la precarización laboral, la de las escuelas y los hospitales desfinanciados, merece una voz en las elecciones de Octubre.
Image
Anuncios

Una respuesta a “El Estado narcopolicial ya tiene sus candidatos en Santa Fe. Que no callen a la izquierda.

  1. Pingback: Santa Fe: narco, capitalismo y complicidad política | la troska Rosario·

Los comentarios están cerrados.